ATRAPADOS. “Los muertos transitaban bajo el hielo soviético de Leningrado, los vivos comían carne humana”

ATRAPADOS.  La guerra civil y sus consecuencias por Tierra, Mar y Aire.  (Editorial Crítica)

Los muertos transitaban bajo el hielo soviético de Leningrado, los vivos comían carne humana”.  Teresa Alonso Gutiérrez (San Sebastián, 18 de marzo de 1925)

Teresa Alonso (13)El testimonio de esta “niña de dos guerras” como ella se define, Teresa Alonso, es tan intenso que lo escribí, de pura pasión y sentimiento, de un tirón. Fueron varios días de entrevistas y múltiples visitas que se han transformado en una buena amistad con esta mujer de 92 años, fuerte y valiente.

Escucharla es estremecerse, entrar en las venas de la Unión Soviética de Stalin y, especialmente, en el horror cotidiano en el Sitio de Leningrado. Teresa Alonso llegó al país con doce años, en 1937, huyendo de la guerra civil en España, estudió en una casa de niños de Kiev, después en una escuela de segunda enseñanza, aprendió el idioma, compartió su cultura, se impregnó de su alma. Mil quinientos niños en su expedición, llegaron a ser más de tres mil, vivió durante veinte años en aquellas tierras antes de regresar a una España desconocida para ella. Eran los hijos adoptivos del Teresa Alonso (17)pueblo soviético….

Pero la vida idílica de los primeros años de amistad y aprendizaje se truncó con el ataque de las fuerzas del Reich en la URSS, segunda guerra mundial, operación Barbarroja, en su intento de conquistar Leningrado, la actual San Petersburgo. Entre el 8 de septiembre de 1941 y el 27 de enero de 1944, los casi novecientos días de horror, exactamente 872, y más de cien mil bombas costaron la vida a cerca de un millón de personas.

Teresa Alonso (2) Teresa Alonso (3)Nuestra protagonista estuvo allí, vivió el peor momento, el invierno de 1941-1942, cuando el cerco alemán se había completado y los accesos vitales de Leningrado estaban cortados, sin comida, ni agua corriente, ni electricidad, ni transporte público…Teresa decidió participar, estuvo en el frente, también en la retaguardia. Hacía barricadas, cavaba trincheras, ayudaba a los moribundos, auxiliaba a la gente, formaba parte de una brigada sanitaria, fabricaba material de guerra….siempre evadiendo las bombas y los morteros que caían por doquier reventando la ciudad de Leningrado y vidas humanas. Con el bloqueo y los más de treinta y tantos grados bajo cero se desbordaron el hambre, la muerte y la desesperación de la población. Por haber estado en el Sitio, por haber participado como voluntaria en las brigadas del Komsomol recibió finalmente un homenaje. En honor a la defensa de Leningrado, reza una inscripción, pero la distinción recibida es el reconocimiento a un arduo trabajo de humanidad, respeto y dignidad.

ATRAPADOS  LibroATRAPADOS entre dos guerras. Capítulo 18. Testimonios Por Mar, los niños de la guerra en la URSS:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*