‘CÓMO BURLAMOS A LOS NAZIS’ (La Aventura de la Historia)

Esta es la historia de los jóvenes Poschacher de Mauthausen y de las fotografías que mostraron la barbarie nazi en los campos de concentración. Desde su casa en Francia nos hablan de aquél pasado Lázaro Nates, Ramiro Santisteban, Jesús Tello, Ramiro Santisteban y José Alcubierre.  Montserrat Llor

Artículo La Aventura de la Historia, El Mundo CÓMO BURLAMOS A LOS NAZIS

P1500950Tras la liberación del campo de concentración de Mauthausen (Austria) en mayo de 1945, el mundo tuvo noticia de las atrocidades cometidas por los nazis gracias a la iniciativa y la valentía de algunos deportados españoles. Arriesgaron sus vidas para sustraer del laboratorio fotográfico y de los infranqueables muros del campo las imágenes que mostrarían la barbarie sufrida por los presos, esclavizados, torturados y asesinados por los SS.

Para ello fue imprescindible la participación de unos jóvenes, todos españoles y menores de veinte años, bautizados como Poschacher, apellido del propietario de una cantera privada de las inmediaciones del pueblo. Lograron extraer de Mauthausen y poner a buen recaudo las fotografías conseguidas hábilmente por Francisco Boix, en colaboración con Antonio García. Ambos trabajaban en el Erkennungsdienst, el laboratorio fotográfico destinado oficialmente a los retratos de identificación de los presos. Allí revelaban, guardaban y clasificaban negativos y clichés de fotos que los nazis tomaban del campo: retratos, escenas cotidianas del duro trabajo de los presos, experimentos médicos, ejecuciones y, muy especialmente, las visitas de altos cargos. Este preciado material sería aportado, tras la liberación, por el propio Francisco Boix en los juicios de Nuremberg y Dachau como prueba de la crueldad nazi. LAZARO NATES 3

Boix era un prominente, al igual que otros españoles que desempeñaban trabajos especiales. Consiguió un trato directo y habitual con algunos SS y, durante un tiempo, fue secretario del laboratorio. Desde este enclave, pronto se darían cuenta del valor histórico de las fotografías que pasaban por sus manos, la única prueba que permitiría documentar en el futuro los crímenes cometidos en Mauthausen desde el año 1940. Idearon la forma de extraerlas fuera del campo y aunque, en un principio, fueron escondidas en diversos lugares por algunos presos, pronto se darían cuenta del grave peligro que corrían de ser descubiertos. Por ello, Boix entró en contacto con un grupo de jóvenes que, entre los años 1942 y hasta finales de 1944, trabajaron fuera del campo: los Poschacher.

Exif_JPEG_PICTUREFueron algunos integrantes de este Comando, compuesto por unos cuarenta chicos con edades comprendidas entre los 13 y los 19 años, los que llevaron a cabo dicha tarea. Concretamente Jacinto Cortés y Jesús Grau sacaron las fotos fuera de los muros de Mauthausen y José Alcubierre, participó convenciendo a la austriaca Anna Pointner (vecina del campo) para que las escondiera en su casa hasta la fecha de la liberación. Otros Poschacher lo sabían y colaboraron manteniendo el más absoluto silencio en un mundo en el que la traición era recompensada por los nazis. Aquél mutismo y el apoyo de todos los compañeros fueron las armas decisivas para llevar a cabo tan importante misión.

Exif_JPEG_PICTURE

Para leer el artículo: http://montserrat.llor.net/wp-content/uploads/2015/02/Artículo-La-Aventura-de-la-Historia-El-Mundo-CÓMO-BURLAMOS-A-LOS-NAZIS.pdf

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*